El incidente de Tunguska

Hoy vamos a tirar de archivo para recordar el curioso incidente sucedido con un meteorito… ¿o una bomba nuclear? ¿o una tormenta eléctrica?… uno de los grandes misterios sin resolver.

Hace unos días Twitter nos sobresaltaba con videos llegados desde Detroit que nos avisaban del avistamiento de un meteorito que impactaba contra la atmósfera. Si no los habéis visto, son muy interesantes.

Pronto, la red se llenó de comentarios alarmistas y poco informados sobre incidentes relacionados con meteoritos y me vino a la mente el famoso bólido de Tunguska. Historia que me dispongo a relataros.

El hecho tuvo lugar el 30 de junio de 1908, a las 7:17 hora local, en las proximidades del río Podkamennaya en Tunguska, en la región de Siberia (Rusia). Con un diámetro estimado de 40 y 190 metros, este meteorito detonó en el aire incendiando y derribando árboles en un área de 2.150 km². No solo eso, rompió ventanas e hizo caer a gente al suelo a 400 km de distancia. Algunos testimonios recogen el hecho de que algunos barqueros cayeron precipitados al agua, los caballos derribados por la onda de choque y casas temblando. El maquinista del ferrocarril Transiberiano, al notar que vibraban los vagones tanto como los raíles, detuvo el tren temiendo un descarrilamiento.

“Todos los habitantes de la aldea corrieron a la calle en pánico. Las ancianas lloraban, todos pensaban que se acercaba el fin del mundo.”

La explosión que generó fue detectada por estaciones sismográficas. Durante varios días, las noches fueron tan brillantes en algunas zonas de Rusia y Europa que se podía leer tras la puesta de sol sin luz artificial. No en vano, calentó el aire a 16,6 millones grados Celsius. Tras un estudio realizado, se llegó a la conclusión de que la energía liberada por la explosión fue aproximadamente de 30 megatones, por lo que lleva a pensar que si hubiese explotado en zona habitada, habría producido una enorme masacre.

El estudio del suceso de Tunguska fue tardío y muy confuso (hasta 1921 no se enviaría una expedición a la zona, dirigida por el minerólogo ruso Leonid Kulik). Aunque algunos han hablado de que lo sucedido podría haberse debido a antimateria o a una tormenta magnética, otros como Yuri Lavbin creen que la explosión resultó de una colisión entre un cometa y un OVNI.

Hoy ya casi 100 años después la teoría más aceptada es la que os relato: un pequeño cometa o un fragmento de él, compuesto de hielo y polvo, estalló quedando vaporizado por el roce con la atmósfera terrestre. El hielo se sublimó a gas, que se dispersó eliminando todo rastro de la explosión. Además, parece ser que el día anterior hubo una lluvia de meteoritos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: